El método audio-lingual

¿Qué es?

El método audio-lingual consiste en enseñar el nuevo idioma leyendo un diálogo o texto y llevando a cabo ejercicios de repetición oral. Según este método, aprender un idioma consiste en conocer su gramática y practicarla mediante distintos tipos de ejercicios de repetición hasta que se crean nuevos hábitos y el discurso se vuelve espontáneo.

Los puntos principales son: a) aprender un idioma es un proceso de formación de hábitos, y los buenos hábitos se consiguen dando las respuestas correctas b) puesto que la lengua es oral, la forma oral se presenta antes que la forma escrita c) se desaconseja el uso de traducción o la lengua materna d) los estudiantes deducen las reglas del idioma mediante la práctica, de manera que la gramática se enseña de manera indirecta (como en el método directo).

Práctica en el aula

Los diálogos y los ejercicios de repetición son la base en el aula. Los diálogos proporcionan un contexto al idioma y se usan para repetición y memorización. Después de leer un diálogo, el profesor selecciona algunos puntos gramaticales sobre los que se realizan los distintos tipos de ejercicios. Una clase típica consiste en:

(1) Los estudiantes escuchan un diálogo y repiten las frases. (2) El diálogo se puede adaptar a los intereses de los estudiantes cambiando algunas frases. (3) Se seleccionan algunas estructuras del diálogo para realizar ejercicios de repetición de distintos tipos. (4) Los estudiantes abren el libro de texto y realizan ejercicios de vocabulario o de escritura. A medida que aumenta el dominio del idioma, los estudiantes pueden escribir redacciones sobre temas determinados.

Algunos ejemplos de este método son libros antiguos como Access to English, English 900 o las publicaciones “Audio-Lingual Materials”.

audio-lingual-methods

Realiza este test y descubre los distintos tipos de ejercicios característicos de este método. Pincha sobre las imágenes para atribución.

Crítica

El audiolingualismo está basado en el conductismo, una teoría que ve a los estudiantes como receptores pasivos de información cuyo comportamiento se moldea mediante refuerzo positivo o negativo. Una crítica a esta teoría vino por parte del lingüista Chomsky (1957), quien comentó “¿Cómo pueden hacer errores los niños si solamente repiten lo que escuchan?” Bajo su punto de vista, los estudiantes utilizan sus capacidades cognitivas de manera creativa para deducir reglas sobre el nuevo idioma. Su teoría dio lugar al cognitivismo.

Para los conductistas los estudiantes son receptores pasivos de información, mientras que para los cognitivistas son procesadores activos. Mientras que el objetivo del conductismo era repetir hasta que se formaban hábitos, los cognitivistas proponen tareas de resolución de problemas, lo que dio lugar a los métodos comunicativos. Bajo un enfoque comunicativo, los estudiantes necesitan actividades de aprendizaje significativo para que puedan usar sus capacidades creativas para aprender las reglas del nuevo idioma.

Photo Credit: Audio Guide

Preguntas relacionadas (en inglés):

Referencias

Chomsky, N. (1957). Syntactic Structures. The Hague: Mouton.

Richards, J. C., & Rodgers, T. S. (2001). Approaches and Methods in Language Teaching (2nd ed.). New York: Cambridge University Press.

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *