La trampa de la gramática

The grammar fallacy

¿Puedes aprender un idioma sin estudiar su gramática?

Si algo parece demasiado bueno para ser verdad, probablemente lo sea.

Así que escuchar algo así como “Aprende una idioma sin gramática” debería hacer saltar las alarmas.

Puesto que una lengua consiste de gramática, intentar aprender un idioma sin gramática es como intentar aprender matemáticas sin números.

La gramática es la estructura del lenguaje, y cuando aprendes un nuevo idioma tienes que aprender su estructura, de una manera o de otra. Tan pronto como tienes un sujeto y un verbo, ya tienes gramática. Puede que no quieras llamar a estas palabras “sujeto”, “artículos” o “verbos”, pero el hecho de que no las nombres así no significa que no tengas que aprenderlas.

La cuestión no es si tienes que aprender gramática (ya que la estás aprendiendo de cualquier manera), la cuestión es si es mejor aprenderla de manera explícita o implícita (adivinándola).

Entonces, ¿cuál es la mejor manera de aprender gramática?

Puedes aprender gramática de manera deductiva (centrándote en la forma) o de manera inductiva (centrándote en el significado), pero no de manera subconsciente. El debate de si aprender mediante reglas gramaticales o bien centrándose en el significado existe desde tiempos de los acadios, quienes ya hace 2.000 años desarrollaron actividades de immersión lingüística para enseñar el idioma sumerio.

La enseñanza de gramática se desarrolló precisamente para ayudar a la gente a comprender el lenguaje, no para hacerlo más difícil. Las explicaciones gramaticales se pueden llamar gramática, notas, comentarios, ayuda, clarificación, o consejos, pero cuando se clarifica algo estamos hablando de “gramática”, por más que intentemos camuflar el término.

Básicamente, cuanto menos entiendes, más tienes que recurrir a tus habilidades analíticas, que varían de persona a persona. Para ilustrar este concepto he creado el siguiente gráfico, donde puedes ver que a mayor entendimiento, menor esfuerzo mental.

comprehensible-input

Pero hay gente que viaja al país de destino y aprende el idioma “sin gramática”.

Por supuesto, y alcanzan resultados distintos. De hecho, no es que aprendan “sin gramática”, es simplemente que aprenden “gramática” de manera inductiva; en otras palabras aprenden el idioma adivinando las reglas.

Pero “adivinar” no significa “no aprender” – significa recurrir a tus habilidades analíticas. Por esta razón los resultados varían, desde gente que adquiere fluidez simplemente mediante exposición e interacción a gente a la que les resulta difícil y necesitan explicaciones. Estos últimos no es que sean “perezosos” o “no estén motivados”, sino que simplemente lo encuentran difícil, al igual que alguna gente encuentra las matemáticas difíciles.

Veamos un ejemplo de “aprender sin gramática” desde cero utilizando el método directo. Imagina que quieres aprender alemán y buscas un profesor que te va a enseñar “sin gramática”. El diálogo podría ser el siguiente:

Profesor/a: Ich heisse Klaus. Wie heisst du?

Tú: Ich heisse [tu nombre].

Profesor/a: Ich wohne in Berlin. Wo wohnst du?

Tú: Ich wohne in [la ciudad donde vives].

Etc, etc

¿Has visto? Has aprendido cómo decir tu nombre y dónde vives sin necesidad de explicación gramatical. De hecho, no tuviste que aprender que “Ich” es un sujeto y “heisse” un verbo. Lo supiste de manera instintiva. Pero el hecho de que lo adivinaras no significa que no tuvieras que aprenderlo de manera consciente. “Adivinar” es una actividad consciente y deliberada, no subconsciente, como afirman algunos.

De hecho, fuiste consciente de lo que estabas haciendo, y utilizaste tu inteligencia para entender el mensaje, aunque nadie te lo explicara directamente. Pero, ¿es sostenible este sistema de aprender sin explicaciones a un nivel más alto o con una gran distancia entre ambos idiomas? Algunos programas y escuelas de idiomas (p. ej. Rosetta Stone, Berlitz, Inlingua) son buenos enseñando de manera inductiva, aunque algunos usuarios pueden encontrar este método algo o bastante difícil de seguir.

¿Funciona el método directo con todos los idiomas?

Depende de cada individuo, pero generalmente funciona mejor con idiomas cercanos a tu lengua materna. Imaginemos que quieres aprender chino. Así que buscas un profesor que te enseñará chino “sin gramática”. El profesor/a empieza diciéndote algo simple como:

chinese-question

Probablemente encuentres esta frase más difícil que el ejemplo alemán. Por supuesto, el profesor/a podría tratar de explicarte el significado mediante gestos y material visual. Pero la pregunta es: ¿por qué pudiste adivinar el ejemplo en alemán pero no la misma frase en chino?

La razón es que tú no aprendes un idioma cuando escuchas, sino cuando entiendes lo que escuchas.

No es lo mismo adivinar (1) que (2):

(1)  “I study math at school”

(2) chinese-math-2

Si adivinar fuera “subconsciente”, ¿por qué encontrarías (1) más fácil de entender que (2)? La razón por la que encuentras (2) más difícil no es porque no estés “suficientemente motivado” o no lo estés aprendiendo en una “situación real”. La razón es por la barrera del idioma.

En igualdad de condiciones, si aprender con gramática es duro, aprender sin gramática es aún más duro; aunque depende también de cada individuo y de la distancia entre la lengua de partida y de llegada.

Entonces, ¿cómo se aprende en realidad un idioma?

Mediante una combinación inteligente de aprendizaje inductivo y deductivo. Cuanto más avanzas, más puedes relacionar las palabras y estructuras nuevas con lo que ya conoces.

Creo que el mejor aprendizaje es aquel que crea puentes que te llevan de estructuras antiguas a nuevas de manera progresiva, aprovechando al máximo tus habilidades analíticas para que puedas romper la barrera del idioma de manera gradual.

Gracias por tu interés y buena suerte en tu viaje a la lengua!

Respuestas relacionadas (en inglés):

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *